¿Buscas un colchón pero no sabes cuál comprar? Actualmente existen tantos tipos de colchones que resulta difícil saber cuál es el que necesitás. Esta nota te ayudará a elegir el colchón perfecto para vos según su firmeza y el uso que le vayas a dar.

Dormir no solo es necesario, sino que además el hecho de no dormir bien está científicamente demostrado que puede afectar nuestra salud.

El colchón es un elemento fundamental a la hora de proporcionarnos un buen descanso. En tu decisión de compra se debe tener en cuenta tanto la calidad del mismo, como que debe ajustarse a nuestras características físicas y personales.

Lo más importante es asegurar una buena postura para nuestra espalda. También debemos fijarnos en otros aspectos como por ejemplo, si va a ser un colchón para una cama de uso ocasional (para invitados, para cama marinera, etc.), si dormimos solos o acompañados, el tipo de base que tenemos, etc.

Para ayudarte a tomar esta decisión hicimos esta nota para elegir el colchón perfecto en base a la firmeza y el tipo de colchón de entre los más habituales que puedes encontrar en el mercado, pero antes vamos a conocerlos un poco mejor.

Principales aspectos a tener en cuenta:

  • Tamaño: lo ideal es que la altura del colchón no sea menor a 15 cm y el largo de unos 10 centímetros más que nuestra altura.

  • Densidad: El colchón debe elegirse en función del peso que deba soportar por persona. El mismo debe ceder en las zonas del cuerpo de menor peso y debe ser firme y resistente en las zona de mayor peso (por ejemplo: espalda, caderas)

  • Adaptabilidad: su elección dependerá de la posición de descanso, siempre priorizando que mantenga la curvatura de la espalda.

Tipos de colchones:

Colchones de espuma:

  • Brindan movimiento independiente procurando menos interrupciones del sueño cuando son utilizados por más de una persona.

  • No hacen ruidos durante el movimiento.

  • Son muy estables y rígidos

  • Existen colchones que combinan diferentes capas de espuma para obtener un mejor soporte y confort.

Colchones de Espuma de Alta Densidad:

  • Distribuyen el peso del cuerpo de manera uniforme

  • No transfiere el movimiento

  • Son firmes y flexibles

Colchones de Resortes:

  • Son firmes y generan un buen soporte para la espalda

  • Son más frescos por permitir una mejor circulación del aire.

  • Existen diferentes tipos de resortes y combinación con refuerzos perimetrales que favorecen la calidad del colchón.

A la hora de elegir un colchón, priorizá tu SALUD.